Las nuevas tecnologías, ¿son una amenaza o una gran oportunidad?

En reuniones con clientes actuales y potenciales por todo el país, directores ejecutivos, directores de información y directores de tecnología (CEOs, CIOs y CTOs, respectivamente) comparten valiosas observaciones y reflexiones, y me permiten saber qué les preocupa. Ya sea en Nueva York o en Dallas, todos hablan sobre sus inquietudes con respecto al futuro y el papel que las tecnologías emergentes tendrán en la transformación de sus negocios. Esto se relaciona directamente con los cambios en la función del CIO, y en cómo actualmente no solo es quien mantiene la tecnología en funcionamiento, sino que también es fundamental para descifrar las tecnologías emergentes e identificar cuáles proyectos de innovación servirán para avanzar.

El objetivo es que la empresa pueda convertirse en un jugador disruptivo en vez de sufrir los efectos de una disrupción.

Además, los CIOs saben que la tecnología es un blanco móvil. Por ejemplo, actualmente la creación de aplicaciones implica muchos lenguajes de programación y marcos de desarrollo diferentes. Basta con mirar la cantidad disponible de marcos basados en JavaScript (más de 80), donde cada uno de ellos evoluciona de manera independiente y da lugar a posibles problemas de compatibilidad. Además, el marco que elegimos hoy puede dejar de utilizarse en el futuro. Por ejemplo, AngularJS, ReactJS y Backbone actualmente son muy populares, pero debemos preguntarnos si continuarán siéndolo dentro de uno o dos años. En situaciones como ésta, ¿cómo puede un CIO aprovechar la disrupción antes de sufrir sus consecuencias? Lamentablemente, nadie tiene la respuesta. Sin embargo, lo que sí sabemos es que crear aplicaciones preparadas para el futuro (future-proof) no es tarea fácil, y que los CIOs enfrentan múltiples desafíos que les preocupan. Algunas organizaciones de TI tienen más trabajo del que sus equipos de TI pueden realizar. Los CIOs y CTOs con lo que he hablado me comentan que tienen un atraso importante en cuanto a las aplicaciones móviles. En algunos casos, tienen más de una docena de aplicaciones que deben desarrollar. Y sabemos lo que eso significa: empresas esperando soluciones y clientes que no están disfrutando una buena experiencia. De hecho, los ejecutivos comparten la necesidad de continuar actividades que consumen gran parte de su presupuesto con mucho menos para innovar o encontrar soluciones que les permitan convertirse en jugadores disruptivos.

Un sistema de back-office inflexible no solo utiliza demasiados recursos y presupuesto, sino que también es difícil de integrar o adaptar a fin de dar soporte a nuevas iniciativas digitales. En definitiva, un método de desarrollo lento asociado a sistemas legado empeora una situación difícil. ¿Pueden los CIOs o CTOs ser jugadores disruptivos en este contexto? Probablemente no, y los resultados podrían poner en riesgo la existencia del negocio.

Las nuevas tecnologías son la base de las iniciativas digitales para perturbar otros negocios. Sin embargo, las iniciativas digitales requieren capacidades técnicas específicas. Dado que muchas organizaciones no poseen esas capacidades, sus opciones incluyen invertir fuertemente en capacitación, contratar personal calificado, o subsanar esas carencias con tercerización. Desafortunadamente, los desarrolladores son costosos y por lo tanto esas opciones implican grandes inversiones de dinero, tiempo o ambos.

La transformación digital es difícil porque requiere verdadera innovación y una manera diferente de pensar. Los procesos, modelos de negocios y servicios ofrecidos probablemente sean nuevos. Además, la adopción por parte de clientes y socios es impredecible. En otras palabras, este proceso se encuentra muy lejos de la seguridad comparativa que ofrece la mejora del negocio incremental y lineal. Manejar esa incertidumbre a menudo es difícil para las organizaciones de TI porque se necesitan nuevos métodos a lo largo de todo el ciclo de desarrollo, y la priorización según cada caso para evitar los riesgos no es una opción.

En este contexto, muchas empresas se encuentran rezagadas y consideran que las nuevas tecnologías son una amenaza. Por consiguiente, los ejecutivos están perdiendo la mayor oportunidad de ser disruptivos y mejorar sus resultados por medio de la optimización de presupuestos, correcta asignación de recursos, agilidad, flexibilidad, y llegada al mercado con innovación.

Durante mis conversaciones con ejecutivos de distintas áreas de la industria, descubrí que:

  • El 50% de los líderes de negocios no creen que los sistemas automatizados mejorarán su manejo del tiempo. Por el contrario, los ven como una amenaza para sus organizaciones.
  • Casi el 60% no permite automatizar tareas por temor a perder el control de la operación. Continuarán realizando tareas que pueden automatizarse fácilmente y continuarán necesitando más tiempo para dedicarse a otras actividades enfocadas en la creatividad, educación y estrategia.

Al hablar con estos ejecutivos, muchos comprenden qué se necesita para liderar con la tecnología. Y nadie, en ninguna organización, sabe tanto de tecnología como el CIO. Es a través del uso innovador de la tecnología de software que las start-ups están perturbando a empresas establecidas. Un CIO es un verdadero tecnólogo, que no solo sabe cuáles tecnologías pueden emplearse para atacar la posición de una empresa, sino que también puede cumplir una función de liderazgo para identificar cómo la empresa puede emplear la tecnología para prevenir la disrupción o cambiar las reglas de juego en su ventaja.

Existe una tendencia, al hablar de tecnología, de ser completamente binario o concentrarse solo en los números. Sin embargo, un factor para el éxito de la transformación de cualquier organización es su gente. El CIO debe equilibrar la conducción del cambio a la velocidad correcta, sin avanzar demasiado rápido y perder recursos valiosos en el camino. El CIO debe marcar el rumbo y explicar claramente por qué el cambio es necesario y qué significará para la organización. En mis conversaciones, lo que aprendí es que quienes implementaron tecnologías innovadoras con éxito para impulsar la transformación digital son aquellos que lograron el apoyo de los empleados con respecto a la visión y los valores de la transformación digital de una empresa.

El último paso es decidir cuáles son las herramientas adecuadas para gestionar la transformación digital, y aquí es cuando GeneXus entra en acción. Hemos tenido el privilegio de trabajar con clientes y desarrolladores de todo el mundo por más de 30 años. Nuestras tecnologías permiten que las empresas hagan más cosas que nunca antes.

GeneXus fue la primera empresa en ofrecer una herramienta inteligente para crear y mantener software automáticamente.

Esto se logra al automatizar todo lo que sea automatizable, para que las personas tengan la libertad de crear (no codificar) soluciones de software de manera rápida y fácil. En suma, nuestra misión es ayudar a crear mejores aplicaciones de la manera más fácil posible, y contamos con el mejor equipo para ayudar a nuestros clientes a lograrlo.

Leave a Reply

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close